21 abril 2017

Purificación

Empiezan a verse los resultados de todos los cambios estructurales en todos los ordenes que se generaron a finales del siglo XX y la primera decada del siglo XXI.
La mayoría de esta nuevas visiones, alternativas han pasado desapercibidas por la mayoría de individuos de nuestra especie, siendo una de las especies terrestres menos capaces de percibir
cambios pequeños o medianos.
Nos hemos acostumbrado sólo a notar las catástrofes y desatender los pequeños cambios que van dando entrada a los grandes y determinantes que cambian por completo nuestro entorno.

Se nos van presentando y al usar nosotros nuestras mismas técnicas de comprensión encontramos
que no comprendemos ni sabemos que esta pasando, esto nos genera una urgencia de aferrarnos a lo que conocemos y de aterrarnos a todo lo nuevo que se nos presenta.

Vivan los cambios, vivan las nuevas alternativas y dispongámonos a aprender como vivir en esta nueva etapa de evolución de nuestra especie.

JL

20 mayo 2015

La Decadente Cultura Institucional




Vamos a sacar la producción pictórica y escultórica de los museos cementerios y de las manos privadas para hacer de ellas un elemento de máximo servicio público y un bien colectivo,
útil para la cultura de las grandes masas populares.
David Alfaro Siqueiros


La Ley del Derecho a la Cultura por sí misma no resuelve y no va a resolver la problemática del sector cultura, si no se tiene claro el rumbo y las metas de una nueva visión  cultural en nuestro país, basadas en las necesidades contextualizadas de cada localidad, grupo social, etnia y capacidades, pero esto será cuando todo funcione a la inversa de como funciona ahora.

Ahora:
70% del presupuesto en cultura se queda en el D.F.
       Del 30% restante el 70% se queda en las capitales de los estados
       Y lo que sobra, se divide entre los municipios.
Lo necesario para el cambio:
       10% del presupuesto nacional se queda en el D.F.
        5% del presupuesto nacional se queda en las capitales de los estados.
       85% del presupuesto nacional va directamente a los municipios.

• Consideramos a la cultura como parte integral de los Derechos Humanos
• Reconozcamos y hagamos efectivo, el Derecho a la Cultura
• Impulsemos una política cultural transversal y no piramidal.
• Proyectemos una efectiva descentralización cultural.
• Comprometamos nuestros esfuerzos con la plena democratización y ciudadanización de la cultura.
• Hagamos valer el derecho de los ciudadanos a los bienes y servicios culturales que se han generado y que permanecen enclaustrados en las bodegas y  calabozos culturales gubernamentales.
• Reduzcamos el número de los sepulcrales museos y redistribuyamos sus recursos.  Abramos las puertas de sus sótanos, dejémoslas abiertas de día y noche.
• Demos acceso irrestricto a todos los acervos escondidos y enmohecidos por décadas y permitamos que vean la luz y se muevan en libertad.

Agustí Chalaux i de Subirà nos decía que uno de los problemas fundamentales de un cambio de orientación en la civilización occidental, que conduzca hacia un respeto por el resto de las culturas del planeta y por la naturaleza, es la falta de capacidad crítica y creativa de los creadores de cultura, sometidos a dependencias más o menos confesadas ya sea de los Estados (públicos) o de empresas (privadas), que establecen y favorecen programas y proyectos continuadores del sistema.

tehuacarearte

25 enero 2015

Canibalismo Cultural

Una de la problemática fundamental de un cambio de orientación en la civilización occidental que conduzca hacia un respeto por el resto de las culturas del planeta y la naturaleza, es la falta de capacidad crítica y creativa de los creadores de cultura, sometidos a dependencias más o menos confesadas, ya sea de los Estados (públicos) o de empresas (privadas), que establecen y favorecen programas y proyectos continuadores del sistema.
Agustí Chalaux

El estado actual que guarda la cultura en la ciudad de indios, Tehuacán.

Cultura - Anticultura - Subcultura
Cultura
La palabra cultura es un término de significado tan amplio que lo abarca todo, vale para todo y especifica poco. Se utiliza como un comodín de la lengua, carece de matices, no tiene sinónimos, es campo abierto a las precisiones y a la dispersión semántica.

Se refiere tanto a las grandes conquistas científicas como a las fiestas de brujos y santeros, tanto a las proclamas libertarias de los  pueblos como a los ritos, sacrificios y mutilaciones ominosas del ser humano. Sirve para calificar la ignorancia acumulada y la magia de los pueblos. Pero la realidad no es así. Cultura es mucho más que eso.

Es una conquista humana, es el crecimiento interior del hombre, su maduración progresiva, es crisol de valores, es la organización social que se organiza para defenderla.
La cultura es humanizar al hombre y a la sociedad.
Es dominar la naturaleza, inventar instrumentos, hacer instituciones, fijarlas para su pervivencia, trasmitirlas a través de símbolos.
La cultura es sentirse libre, dueños de las propias decisiones, es la educación, la seguridad, conciencia de la propia dignidad.
La cultura son las escuelas, los hospitales, las leyes, las bibliotecas, las fuerzas del orden.
La cultura es producto humano, un laborioso afán del hombre desde la conquista del fuego hasta la conquista del espacio.
Es una conquista social solidaria e incorruptible que crece sin cesar y se incorpora a la corriente irreversible de las conquistas universales.
La cultura se encarna en la conciencia colectiva de los pueblos, se extiende en oleadas más o menos fuertes y con distinta intensidad en los diferentes tiempos y en las distintas geografías. Claro que hay caídas y puede haber incluso regresiones; pero las grandes conquistas nunca se pierden. ellas son imperecederas como el ave fénix. Y si sufren alguna hecatombe, renacen de nuevo en las cenizas, de hecho, no todos los pueblos, ni todas las personas, ni todos los tiempos, ni todas las naciones, participan de igual manera del efecto.

Contracultura que se convirtió en anticultura
Los artistas y pensadores y gestores que hicieron la mejor contracultura conocían lo que negaban o lo que querían replantear, que era la cultura o cierta cultura. En cambio, hoy en día, la contracultura es anticultura, entre otras cuestiones, porque los hacedores desconocen, en su mayoría, la cultura. Niegan lo que no conocen. No lo niegan porque se trate de valores establecidos, sino  porque desconocen lo establecido. No niegan lo que está impuesto porque esté impuesto, sino que lo hacen desde la ignorancia como costumbre. La educación y condicionamiento de la ignorancia es sustentada por el estado y sus subvencionados defensores de sus políticas culturales establecidas en programas y tendencias de escritorio construidas para mantener el statu quo,  el conservadurismo retrogrado y el canibalismo cultural de aquellos que en el poder ordenan la esclavitud cultural de la población.

Está por un lado el saber perdido o el saber que no se logra, que sería un modo inocente de desconocer. No es justo estar molesto con una persona que no ha recibido educación, tanto de su familia como de la sociedad. Pero es muy distinto el caso de aquel que se educa en la ignorancia. Del que hace un esfuerzo diario para desconocer lo mínimo de la cultura que le toca vivir o la cultura que tiene relevancia directa en su vida, tanto porque la haya elegido para refutarla, como así también porque está relacionado más allá de sus preferencias.

Hasta este punto es bastante permisible, aunque no del todo inocente. Pero estas personas se convierten en victimarios, en sicarios culturales, en atropofagos gustosos, en cómplices de la opresión cultural, pero cuando se les explica lo que están haciendo, persisten rabiosamente en reproducir la contracultura que se convirtió en anticultura. Lo nocivo no sólo es educarse en la ignorancia, sino propagarla. Si esta propagación se hace entre adultos maduros, es mala, pero si se hace entre personas jóvenes, es perniciosamente nociva. Cumplen cabalmente con la destrucción cultural que antes quedaba en manos de los opresores verdaderos y ahora son ellos quienes la ejecutan.

Los anticulturales o contraculturales son otros que destruyen la cultura creyendo que la construyen, o creyendo que la desconstruyen. Un opresor sale a quemar libros, pero estos ignorantes culturales salen a crear catálogos de lo peor de la cultura, como  hemos dicho anteriormente, cultura macerada en la ignorancia, pero atenta de la repetición de la moda y lo inocuo, desconociendo su historia, sus raíces y orígenes. Un ejemplo de contracultura es claramente el anarquismo, ya que la cultura dominante vendría siendo el estado, y el anarquismo lo que busca es vivir sin leyes, sin reglas, sin estado. Su lucha es contra el estado, se opone a ser regido por el estado, pero no generan cultura, se aterran de lo antisistémico, pero buscan afanosamente establecer un sistema que los cobije y resguarde.

Subcultura
Esta definición se utiliza para designar a los humanos que tienen conductas y creencias distintas a las de la que dominan en sus propias culturas, es decir, es un grupo diferenciado dentro de una cultura. Pueden ser determinadas por la edad, identidad sexual, etnia, entre otros.
Un ejemplo de subcultura son las tribus urbanas, ya que se desarrollan dentro de una sociedad, con diferentes normas y valores, pero sin independizarse de la cultura dominante. Son los protoindigenistas urbanos, esos rescatadores de valores primigénios de sus étnias liados a las tecnologías actuales, los copiadores de movimientos depresivos culturales europeos en las bravías tierras de las américas. La descontextualización es el caldo de cultivo y la tierra infertil en la que remedan a los otros, olvidandose de ellos mismos.

Dentro de cada cultura existen diferencias que vienen dadas por la edad, el nivel socio-económico, la clase social y otros factores. La contracultura es un movimiento de rebelión contra la cultura hegemónica, que presenta un proyecto de una cultura y una sociedad alternativas, pero que en su rebeldía ignorante y su soberbia galopante se desplazan en las arenas movedizas de la mierda cultural imitada, reciclada, obsoleta y fundamentalmente fuera de contexto.

De esta forma podemos ver donde caben los movimientos culturales tehuacaneros, los añejos y los actuales. Se pueden percatar de los que sólo son modas y aquellos que se transformaron en movimientos anticulturales. También si tienen la atención e información necesaria podrán darse cuenta de aquellos que continúan haciendo y generando procesos culturales válidos y que estrechan sus visiones dentro de los contextos que les corresponde.

Es obvio que los que más existen son aquellos que cumplen cabalmente con la destrucción cultural, que antes estaba en manos de los verdaderos opresores de la cultura y que ahora ellos son los que la tuercen, limitan y cancelan la evolución natural que la cultura impulsa, repitiendo sus mismas poesias, canciones, berrinches, exposiciones, conciertos, y demás estupideces conceptuales que celebran. Se pueden ver a jóvenes transformados en ancianos que han recorrido todos los estratos culturales y de ser creadores alternativos son ahora verdugos, mercenarios o buscahuesos pagados por aquellos a quienes siempre señalaron como los destructores de la cultura. Hoy cohabitan y viven hacinados en las covachas que les permiten y autorizan ocupar- son los verdaderos colaboracionistas de un sistema expresamente creado para mantener la ignorancia sobre todo lo demás.

artencontrarte

19 marzo 2014

Primera Evaluación del Festival de la Ciudad 2014

Estuvimos expectantes ante el incio del  Festival de la Ciudad con un desfile etnico.
Las autoridades culturales anunciaron la participación de los 12 Órganos Desconcentrados  como parte inicial de un proyecto de participación de estos órganos que por primera vez eran invitados a participar en un Festival de la Ciudad, pero no nada más eso, que por primera vez eran invitados a participar en  una actividad cultural y en este caso, un evento etnico.

Aplaudimos el esfuerzo para lograr esto, sin embargo, tanto el Regidor de Cultura, como el Director de Cultura confiaron la organización de este evento al Arquitecto Carrillo director de la Casa de la Cultura Náhuatl-Popoloca. Esta casa de cultura ha hecho mucho trabajo de revitalización de las culturas originarias en algunas regiones del Valle de Tehuacán, pero curiosamente sólo Santa María Coapan es uno de los órganos pertenece a los doce Órganos Desconcentrados al que se refería el postulado de las autoridades de Cultura, los otros grupos invitados por el arquitecto Carrillo pertenecen al  municipio de Ajalpan e incluso a la región Ha Shuta Enima (Mazateca) y un representante de la región  Tachihuiin (totonaca).

La delegación de Santa Ana Teloxtoc (a 42 kilómetros de Tehuacán) y la de Santa Catalina Otzlitepetl (Santa Catarina Otzolotepec) (a 42 kilómetros de Tehuacán) fueron dos Órganos Desconcentrados que el arquitecto no invitó y fueron los que sufrieron una velada discriminación y una coartada participación. Los otros grupos tuvieron una participación extensa y en momentos larga, tediosa y cansada.

Si el postulado de las nuevas autoridades culturales de Tehuacán era que los doceÓrganos Desconcentrados  y la Inspectoría participaran en este desfile, debemos decir que la toma de decisión de que el Arquitecto Carrillo y su Casa de la Cultura fueran los responsables de esto, fue un error.
Aclararemos que el trabajo que ha hecho y continua haciendo el Arquitecto Carrillo es importante y con muchos logros, pero en este caso él se apoderó del evento y en momentos sobrepasó a la misma autoridad del Director y del Regidor de Cultura.

Siempre existe la justificación de que las comunidades indígenas invitadas por el Arquitecto Carrillo son indígenas y por eso deben de participar, debemos entonces recordarles que los Mapuches, los Lapones, los MaorísKurdos y los kikapu entre otros 24000 grupos étnicos (más o menos) en el mundo y 68 naciones indígenas en México también son indígenas y no los invitaron a participar. Incluso, el Arquitecto y quién le entregó la responsabilidad de este evento podrán decir que los grupos indígenas invitados pertenecen al Valle de Tehuacán y siempre se han considerado parte del legado tehuacanero, a lo cual les diremos que usando esos argumentos, les debemos decir que entonces, ¿donde están  los Coxcatecos, Ixcatecos, los Mixtecos, los Ngiwas (no solamente uno) y otros más?



El día de hoy los 12 Órganos Desconcentrados son:

Población y Censo  INEGI 2010*

Órganos Desconcentrados              Población                       
San Lorenzo Teotipilco                 12,030                         
Santa María Coapan                     10,814                     
San Nicolás Tetitzintla                   23,674
San Pedro Acoquiaco                   31,948
San Diego Chalma                          6,548
Magdalena Cuayucatepec               9,227
San Cristóbal Tepeteopan               2,722
San Marcos Necoxtla                     2,399
Santa Cruz Acapa                          1,772
San Pablo Tepetzingo                     1,970
Santa Catarina Otzolotepec            1,126
Santa Ana Teloxtoc                        1,307

Total                                          105,537

De la Inspectoría  de San Vicente Ferrer  no tenemos el dato del número de pobladores.

* Dirección de Información Geográfica y Catastro

Siendo una número de habitantes considerables para entregarles lo que por ley les toca, el Derecho a la Cultura. Pero también es un número considerable para dejarlos en el olvido y mantenerlos en un estado de inmovilidad cultural, pero que pueden ser limosneados por las autoridades y partidos políticos en cuanto sean temporada de elecciones - como lo han hecho durante siglos (este siglo y el pasado).

Los Órganos Desconcentrados que fueron invitados por el Arquitecto Carrillo no son los postulados por  la Dirección y Regiduría de Cultura, sino aquellos donde trabaja el Arquitecto Carrillo.

Mientras se sigan buscando fuera lo que tenemos dentro, todos los esfuerzos serán vanos e inútiles, ya que de esta manera jamás se encontrará la verdadera identidad de Tehuacán, sus doce Órganos Desconcentrados y su Inspectoría. Todas las culturas, las etnias y los idiomas (mal referidos como dialectos o lenguas) son importantes, pero si sabemos más de los otros y nada de lo nuestro, nuestra identidad permanecerá alejada de nuestro conocimiento. Cada cosa tiene su lugar y todo debe de ser incluido, pero lo primordial debe ser lo nuestro.

La evaluación que podemos hacer de este evento es que cumplieron con el 25% de lo que prometieron y todas las excusas o justificaciones  que tengan, se las pueden guardar, ya que los que deberían de hacer este diagnóstico son Uds. las autoridades Culturales, la Casa de Cultura Náhuatl-Popoloca, y el Arquitecto Carrilo (si es que pueden hacerlo o elaborar el diagnóstico pertinente).

Santa Ana Teloxtoc (invitados por la Dirección de Cultura Municipal)
Santa Catalina Otzlitepetl (Santa Catarina Otzolotepec) - (invitados por la Dirección de Cultura Municipal)
Santa María Coapan (invitados por el Arquitecto Carrillo) 
fueron los únicos Órganos Desconcentrados  que participaron en este evento y debieron de desfilar en ese orden (alfabético). Acomodarlos de acuerdo a  jerarquía, por número de participantes, por simpatías y/o preferencias personales, indica que el orden estuvo basado en la importancia que el Arquitecto Carrillo impuso a este desfile.
Todos los desfiles y las paradas con participaciones de diferentes paises, estados o comunidades guardan este orden y es justo este orden, para evitar suspicacias y preferencias de los organizadores, que con llevan irremediablemente a un acto de discriminación.

tehuacarearte et al  y Chic-Naui Ollin Tonalli et al

13 marzo 2014

Carroña y Textolocutrices


Sobre la Cultura y el Festival de la Ciudad de Tehuacán

Artículo 1.- Las disposiciones de esta Ley son de orden público y de observancia general en el territorio del Estado de Puebla y tienen por objeto: 

I.- Reconocer el derecho de todo habitante de la Entidad a la valoración de sus  manifestaciones culturales y a la creación, así como a la participación y disfrute de la vida cultural. *

Para la actitud galopante dentro de la ignorancia de los vociferantes textoservidores y locutrices tehuacaneros, sepan que este artículo es de la Ley de Cultura del estado de Puebla (valga la aclaración obvia para estas mentes estrechas) y de sus Municipios lo que quiere decir y se refiere, que abarca a todos los habitantes en este caso del Distrito de Tehuacán, no sólo de la ciudad de Tehuacán, sino de Tehuacán, sus 12 Órganos Desconcentrados y su única Inspectoria. Todos los Festivales realizados en Tehuacán han sido exclusivos para el beneficio del centro o la capital de este distrito, omitiendo tanto su participación como el beneficio de los eventos a estos doce Órganos Desconcentrados y la Inspectoria. Estas voces discordantes al servicio del dinero que los manipula escupen opiniones para que se mantenga el status quo de realizar eventos sólo para el centro de Tehuacán,  para un grupo pequeño de asistentes y de cierto tipo inconsecuente.

II.- Establecer las bases que orienten la actuación de las autoridades competentes en la valoración, identificación, protección, conservación, restauración, recuperación y difusión del patrimonio cultural de la Entidad. 
Asunto que las autoridades municipales no han atendido, descuidando la difusión cultural, ya que con su visión egocéntrica sólo cachundean a un número pequeño de la población total y de una sola entidad como lo es Tehuacán, y eso es un gran decir, ya que de las 200 y tantas colonias que lo conforman, esos eventos elitistas sólo llegan a dos o tres colonias de esta ciudad de indios.

III.- Regular las acciones de las autoridades estatales y municipales que tiendan a  facilitar, y en su caso a garantizar, el disfrute, preservación, promoción, difusión y recreación de la cultura en sus manifestaciones artísticas, artesanales, costumbres y tradiciones populares. 
De igual manera que los artículos anteriores lo que las autoridades municipales han preservado es el comercio de productos piratas, artesanías recicladas – o sea revendedores de artesanías no productores y han recreado la cultura de otros lados ubicándola en un desfase descontextualizado, olvidándose voluntariamente de la cultura local, sus actores y sus representantes.
Lo peor de la ignorancia..es que.. 
a medida que se prolonga, 
adquiere confianza.
Anónimo

Y para todos aquellos que se creen productores de opinión y que se han dedicado a criticar la organización y el arreglo del Festival de la Ciudad 2014, deberíamos recordarles que muchos de sus cuates son los que han estado preparando el asalto con las cotizaciones del Festival, un Festival muy al gusto de los opiniadores y locutrices que muestran el fondo de lo que ellos quieren transmitir, su sometimiento a quienes les pagan o les prometen pagar, volviéndolos cómplices de un intento de robo (que no se dio en esta ocasión) y de ofrecer a los tehuacaneros sólo dispersión con eventos y productos muy a la Televisa y a la Teveazteca, que ellos también dizque critican, pero que consumen habitualmente.

Los que han estado cabildeando y presionando a unos y otros para que la empresa Rap Star y el señor Machorro lograran la aceptación de su presupuesto de 9 millones al principio; 7 millones un poco más tarde y desesperados porque no les daban el sí; de 5 millones ya más desesperados; 3 millones y hasta 1 millón de pesos bien desesperados. Son algunos Regidores, Directores, miembros del PRI, los dizque asesores y el exconvicto Isaías (Rafael Andrade que se jacta públicamente de su gran amistad con Romero Calderón y presume ser asesor de los priistas, aunque también lo ha hecho con los panistas, perredistas,  con los naranjas y con quien se le ponga enfrente), son los mismos quienes fueron los que operaron contra Ernestina Fernández durante la elección y semanas antes de la ceremonia de protesta ya habían arreglado el primer golpe cultural para ver que se contratara a quién les iba a dar su mochada, este grupo de autoridades municipales son los mismos que operaron contra la ahora neoalcaldesa trabajando para que fuera derrotada durante las pasadas elecciones y donde para desgracia de este grupusculo, ella ganó.

Señores opiniadores, continúen defendiendo a esa gente que son los que han hecho un verdadero desmadre del arranque del primer Festival de la Ciudad, y todo esto por sacar para el chivo. Una vez que pase el Festival de la Ciudad, estas gentes demostrarán que les vale un pepino la cultura y el avance de la cultura en Tehuacán.  Buscarán donde medrar y carroñear. Ellos van por la lana.
Señores locutrices y textoreporteros les recomendamos que estudien las leyes que nos gobiernan y dejen de tirarse palomazos ignorantes al aire, que al final de cuentas ahí es a donde paran sus opiniones y comentarios.

La ley de Cultura del Estado de Puebla señala como algunos de los objetivos difundir el sentido de continuidad de la cultura, la protección del patrimonio cultural, tangible e intangible ya que dentro de este patrimonio cultural intangible se engloban  los aspectos más importantes de la cultura viva y de la tradición, reconociendo que sus manifestaciones son amplias y diversas, ya se refieran a la lengua, las tradiciones orales, el saber tradicional, la creación de cultura material, los sistemas de valores o las artes interpretativas - (esto significa para Uds. ciegos e ignorantes, textocomunicadores y locutrices de Tehuacán) que se refiere a los Órganos Desconcentrados e Inspectoria, fundamentalmente lo nuestro, lo local y además de incluir lo de otros lugares, pero básicamente en proporciones inversas a como se ha venido haciendo.
Estas normas que no se han cumplido hasta ahora, han sido postuladas por el Festival de la Ciudad 2014 como eje de su realización, por lo que podríamos decir que este puede ser el inicio para alcanzar estos objetivos. Falta aún ver si las palabras van aunadas coherentemente con los hechos y con el respeto a la Ley de Cultura que nos gobierna.

*Ley de Cultura del Estado de Puebla

Tehuacarearte et al

07 marzo 2014

¿Eventos Internacionales?



Características y clasificación de los Eventos Internacionales, Congresos, Foros, Ferias, Festivales  y otros

Academicamente se ha establecido una metodología coherente que agrupa definiciones, conceptos y pautas precisas a seguir para elaborar  una propuesta y nombrar un Evento y poder clasificarlos correctamente.

Los eventos se clasifican:
A) Por su carácter pueden ser:
Congresos
Foros
Conferencias
Paneles
Simposios
Talleres
Seminarios
Asambleas
Convenciones
Ferias
Festivales

B) Por su naturaleza pueden ser:
• Internacionales
Eventos Internacionales
Son los considerados eventos internacionales aquellos que sean originados por alguna institución Internacional ya sea de carácter regional o mundial y cuya sede se ha decidido que sea nuestro país o ciudad y también aquellos eventos generados por instituciones mexicanas y a los que se les ha dado carácter internacional por el contenido de sus temas de discusión, por la participación de extranjeros o por el auspicio de una o varias instituciones internacionales.

• Nacionales con participación internacional
Eventos Nacionales con participación internacional.
En este caso se trata de Congresos generalmente, su carácter permite promover una importante participación extranjera y en la mayoría de casos se busca el auspicio de algunos organismos internacionales o de personalidades que contribuyan a la promoción de la participación internacional.

• Nacionales
Eventos Nacionales.
Son eventos generados por instituciones y organismos mexicanos con carácter puramente nacional y que pueden tener o no invitados extranjeros, aunque este último aspecto no constituye una condición fundamental.

También existe una definición por su origen:
Diseño Propio, cuando es concebido totalmente en el país.

Sede Captada, cuando su celebración es producto de la asignación de sede por una organización internacional.

Para que un evento se convierta en internacional, no sólo debe tener la participación de una entidad o grupos de personas de otros países, sino que debe de ser perfecto, debe también estar acompañado en bambalinas de un equipamiento impecable. No importa que tipo de evento es, debe de  tener la provisión puntual y precisa. Los horarios deben respetarse y la logística no puede fallar.

De esta forma Uds. tehuacaneros podrán saber si el nombre de Festival Internacional de Tehuacán FITH es internacional o tan sólo es una faramalla, una manera artificiosa de engañarnos con un nombramiento incorrecto, con el afán de presunción de algo que no se tiene, pero que se ensalza y pretende ser o definitivamente es resultado de la ignorancia de organizadores y administraciones municipales.

Lo correcto es corregir el mal nombrado Festival y nombrarlo de acuerdo a su carácter y su naturaleza.
! Háganlo ya !, es el momento de mostrar corrección y un buen comienzo para iniciar el ascenso, basta ya de mentiras y falsas pretensiones.

tehuacarearte et al

06 marzo 2014

Revoltijo dizque Cultural


Todos los días del año, en algún lugar del mundo se celebra un evento. Pero existen épocas, en las que cada comunidad celebra algún acontecimiento, vinculado a un tema en particular que los representa. En general, este tipo de encuentros son los festivales. que abarcan una gran parte –  en algunos casos a todos los integrantes – de una comunidad. Se celebran una vez al año. Algunos ejemplos son los festivales de folklore, rock,  jazz,  cine, danza, gastronomía, literatura, teatro, artesanía, educativos  o diversas disciplinas juntas.

El Festival de la Ciudad de Tehuacán a pesar de la fecha en que se celebra y con la fingida celebración de la compra del título de ciudad o  de los nombres que le han dado, no se celebra la compra de la ciudad por los indios, sino la contratación de eventos foráneos que sólo sirven  para engrosar la buchaca de los organizadores, la administración municipal o de algunos de sus miembros y las empresas que vienen a desgarrar la economía de Tehuacán, a la inversa de lo que el grueso número de incultos ignorantes opiniadores locales creen, de que el Festival de la Ciudad incrementa la economía local, no es así, lo que han hecho y hacen los Festivales es llevarse el dinero de las arcas municipales y de los ciudadanos entregándoselo a agentes de fuera. Lo que quieren las voces que o desconocen esto o son cómplices de este tipo de celebraciones dizque culturales, es que se repita este tipo de entrega irrestricta y sin aportación cultural o generadora de procesos culturales para Tehuacán.

No hay que equivocarse, ningún festival carece de intereses comerciales, políticos, económicos en su conformación. Un festival Cultural no es distinto a una feria agropecuaria o comercial que trata de colocar productos, de cultivar las relaciones que hagan de esos productos un éxito, para eso sirven los festivales. Sirven de acuerdo a lo que se promueve y en los casos de los Festivales de la Ciudad en Tehuacán, siempre se han anunciado como culturales cuando siempre fueron comerciales, lo que querían era dinero y eso es lo que casi se obtuvo, aunque mayormente han sido fracasos económicos, la oferta cultural existió en un porcentaje menor, tan menor que ha sido imposible evaluar su impacto cultural y eso sólo en relación a los eventos culturales.

Los eventos de entretenimiento son sólo eso, actos efímeros, sin trascendencia, y que no han modificado las conductas de la comunidad para bien, pero si para dejar huellas de conductas nocivas, siendo que aunque podrían ser útiles en alguna medida, carecen del contexto que las podrían haber abrevado.

La cultura es la base y el fundamento de lo que somos. Esta existe en nosotros desde el momento en que nacemos y es el aporte moral e intelectual de nuestros progenitores en un inicio y de nuestro entorno posteriormente. Los pueblos del mundo, desde su fundación, van desarrollando su cultura, la cual, se plasma en sus formas de vida, organización social, filosofía y espiritualidad; normatividad ética y jurídica; arte, ciencia y tecnología; economía y comercio, educación; memoria histórica, lengua y literatura entre otros. El conjunto de estas disciplinas y vivencias forman la identidad cultural de las identidades y les provee los instrumentos necesarios para su desarrollo en el marco de ese contexto. Una de las formas en la que los pueblos dinamizan su cultura y mantienen su identidad es a través del conocimiento y la práctica de sus mismos valores.

Tomemos en cuanta las interpretaciones de Cultura que se dan en diferentes disciplinas.
Para la ciencia de la Antropología, cultura es el conjunto de elementos de índole material o espiritual, organizados lógica y coherentemente, que incluye los conocimientos, las creencias, el arte, la moral, el derecho, los usos, las costumbres, y todos los hábitos y aptitudes adquiridos por los hombres en su condición de miembros de la sociedad.
Para la Sociología, cultura es el conjunto de estímulos ambientales que generan la socialización del individuo. Cultura de Masas - en Sociología- es un conjunto de valores, dominante en las sociedades desarrolladas, que se basa en la transmisión de los conocimientos y las creencias a partir de los medios de comunicación de masas (radio, televisión, prensa, etc… los denominados mass media).
Para la Filosofía, cultura es el conjunto de producciones creativas del hombre que transforman el entorno y éste repercute a su vez modificando aquel.
Para la Cultura de la Imagen es el sistema o totalidad cultural cuyo elemento clave es la iconografía. Se usa en oposición a la cultura de la palabra.
La Cultura General es el conjunto de conocimientos exigidos a toda persona en un medio cultural determinado como básicos para actuar en sociedad, independientemente de  cualquier especialización.
Cultura Popular -para la Antropología- es la producción intelectual o material creada por las capas populares de una sociedad. Comprende el folclore, el mito, la leyenda, la fábula, las canciones y la música popular, la artesanía y la indumentaria, en la cultura popular es donde se nutren todas las demás culturas.

En ninguna de estos entendimientos se expresa la riqueza de los productos piratas, la venta de productos chatarra, de productos comercializados no por sus productores sino por piratas del comercio que viven de eso, de girar por toda la República y en todas las ferias, feriecitas y que son los vivos representantes del comercio y no de la cultura.

Para la Lingüística el idioma es la lengua de un país. El concepto de idioma surge cuando una comunidad es consciente de poseer una lengua propia distinta a las demás, es por tanto el lenguaje propio de un grupo humano, es aquel modo particular de hablar de los grupos o solo en algunas ocasiones.

El idioma es uno de los pilares sobre los cuales se asienta la cultura, siendo en particular el vehículo de la adquisición y transmisión de la cosmovisión de los pueblos, de sus conocimientos y valores culturales. Un idioma es una forma de comunicarse que además de expresarse oralmente, tiene una connotación en cada comunidad y en el mundo entero, con los diversos idiomas, se enriquece la cultura de todos los demás grupos humanos que conviven en el territorio y los prepara para salir al mundo.

Esto hace necesario conocerlos y comprender la cultura, su forma de entender la vida en toda su magnitud, para ello se hace conveniente la comunicación entre los pueblos.
¿Cuándo se ha fomentado, establecido los mecanismos para preservar, conservar y aumentar los idiomas que se hablan en Tehuacán y sus regiones?...Ese es un aspecto descuidado constantemente en  los Festivales de la Ciudad, pero lo es también de forma permanente en la Educación.

La Interculturalidad 
La Interculturalidad es la convivencia en paz y armonía entre culturas; es la cooperación, colaboración, solidaridad y respeto; es la relación social justa y equitativa. En los últimos años se han venido promoviendo acercamientos positivos por el conocimiento mutuo y por la apertura de  espacios de convergencia, de empatía y solidaridad.
Es por este motivo, que la educación debe responder a la diversidad cultural y lingüística de los pueblos, reconociendo y fortaleciendo la identidad cultural, los valores y sistemas educativos tanto indígenas como híbridos y otros, de todos los pueblos sin exclusión alguna ni limitante, directrices que han sido determinadas en los textos de los diversos Acuerdos de Paz, firmados  en los últimos años. Los Festivales tehuacaneros jamás han impulsado la Interculturidad, siempre la han evitado o son los impulsores de crear las paredes para que no se de.

La interculturalidad es la comparación de las culturas por intermedio de los diversos idiomas y la traducción de los mismos lo que nos da una equiparación entre las costumbres y por ende entre las culturas permitiéndonos interactuar según lo que vamos aprendiendo, vale decir interculturizándonos ya sea aportando ideas o suprimiendo las que no estén de acuerdo a nuestra forma de ver y vivir la vida y nuestra percepción individual y colectiva,  creando así una nueva cultura o una relación intercultural.

Ninguna persona se opone a los Festivales Comerciales, Fritangueros, de Piratería China, de artesanos importados si así los nombraran, pero todos nos  opondremos cuando quieran volvernos a engañar con una nominación de un Festival con el nombre incorrecto y con la intención deliberada de engañarnos. Llamarlo Festival Internacional de Tehuacán, FITH, tan sólo  porque la embajada de Uganda manda una muestra de sus poster turisticos o porque en la feria artesanal hay tres puestos ofreciendo mercancia  de tres paises que la comercializan revendedores de Tepito o los Sapos en Puebla, es una burla a la inteligencia de los tehuacaneros y asi se los haremos saber.

Tehuacarearte et al 

05 marzo 2014

Evaluación Festivalera





Los festivales culturales constituyen uno de los prototipos más representativos del patrimonio cultural y, a la vez, se han convertido en uno de los fenómenos más dinámicos del panorama cultural actual. Su número ha crecido sustancialmente en los últimos años, de manera que varias ciudades en los distintos continentes tienen uno o varios festivales dedicados a alguna manifestación artística.

En la actualidad, los festivales no solo cumplen su papel tradicional como institución que permite  presentar, difundir o preservar la cultura de una sociedad, sino que destacan también por su capacidad para generar riqueza en las ciudades donde se celebran, por su contribución a la diversificación del producto turístico o a la mejora de la imagen del lugar.  Los festivales tienen, en definitiva, una dimensión cultural, económica y turística que no es nueva en esencia, pero sí en cuanto a su expansión en los últimos años, lo que ha suscitado un interés creciente de la comunidad científica.
Los festivales culturales tienen una relación importante con el lugar donde se celebran, ya que, por una parte, vienen condicionados por el territorio, su historia y sus gentes; y, por otra, generan repercusiones e impactos en los lugares donde se celebran y organizan.

Esos impactos han sido analizados tanto desde un punto de vista teórico como práctico, y desde distintas disciplinas académicas (economía, geografía, sociología, marketing o turismo), por lo que existen diferentes maneras de abordar su estudio y clasificación. Se observan de impactos económicos, físicos, socioculturales, psicológicos, turísticos y de desarrollo regional de la comunidad. y se  analizan el efecto de los festivales como creadores de imagen o como atractivos turísticos, el papel de los eventos en la creación de un sentido de comunidad o su desempeño en el binomio globalización y diversidad local.
También se analizan los efectos de los festivales y eventos desde una doble perspectiva: los festivales en el desarrollo urbano y artístico (festivales como catalizadores de renovación urbana, atracción de turismo, mejora de la imagen y creadores de empleo) y los festivales en ciudades habitables (el papel de los festivales en la mejora de los valores cívicos de la sociedad, desarrollo de la identidad y sentido del lugar).

Paremos aquí para revisar lo que los Festivales de la Ciudad de Tehuacán han o no producido o generado.
No se ha creado ningún binomio entre cultura y desarrollo económico; las autoridades y organizadores han puesto siempre estos dos aspectos como opuestos y eso lo único que ha producido es un distanciamiento entre estas dos áreas. Tampoco han sido catalizadores de una renovación urbana, ni han sido un foco de atracción de turismo y definitivamente no han creado fuentes de trabajo.

En términos generales, podemos distinguir distintos tipos de impactos o repercusiones de los festivales y eventos culturales en el lugar donde se celebran; son impactos cuya delimitación es imprecisa, ya que están interrelacionados entre sí, pero, pese a ello, es posible mencionar los cinco siguientes:

a) Repercusiones económicas. 
Los efectos económicos que los festivales culturales pueden generar sobre el desarrollo económico local y regional se pueden dividir en dos grandes grupos. Por una parte, los efectos a corto plazo, relacionados
con el poder de atracción y creación de gasto de estos eventos. Los festivales atraen a espectadores locales y visitantes que gastan su renta en las  actividades culturales, así como en otros bienes y servicios relacionados, lo que a su vez provoca efectos de arrastre sobre el resto de la economía.
La medición de estos impactos no ha sido favorable para Tehuacán, en la mayoría de sus c asos, arrojan perdidas o fiascos económicos

Por otra parte, están los efectos económicos a largo plazo, que hacen referencia a las modificaciones de la estructura productiva, urbana y social del territorio, y están relacionados a su vez con los efectos culturales, sociales o físicos. Podemos distinguir aquí el rescate de edificios y la ordenación urbana; la capacidad para atraer residentes, empresas e inversiones; la mejora del nivel educativo y fomento de la creatividad; la mejora de la posición competitiva del territorio; y  los avances sociales en términos de cohesión social, bienestar de los ciudadanos o sentido de identidad.
La medición de estos impactos no ha sido favorable para Tehuacán, ya que no ha habido ni atracción de nuevos residentes, ni empresas, ni inversiones.El nivel educativo y el fomento a la creatividad ha decaido y la cohesión social es desmenuzada por el incremento de cantinas, bares, tables y otros centros de dispersión.

b) Repercusiones turísticas.
Los festivales culturales constituyen en la actualidad un recurso importante para ciudades y regiones, así como uno de los atractivos más destacados dentro del turismo. La celebración de un festival puede ser un factor decisivo en la elección de un destino, una razón de peso en la repetición de la visita o un elemento que mejore la satisfacción de los visitantes, lo que permite desarrollar el perfil turístico y la imagen cultural del lugar. Evidentemente, el poder de atracción variará de un caso a otro, pero su potencial colectivo como recurso turístico parece hoy ilimitado. Ello genera, a su vez, un impacto económico en términos de producción, rentas y empleo. La medición de estos impactos no ha sido favorable para Tehuacán y los posibles avances que podrían haber generado los festivales jamás se han visto ni siquiera tocados, esto debido al enfoque comercial de los festivales convertidos en ferias, abandonado el enorme potencial de un festival cultural enfocado correctamente.

c) Repercusiones culturales.
Un evento cultural, por definición, tiene su foco puesto en la cultura, aunque pueda contener otros elementos. En ese sentido, los festivales son un lugar donde ver y participar en manifestaciones artísticas que
no se pueden ver el resto del año. Proporcionan oportunidades culturales para las audiencias —ya sean locales o foráneas— que muchas veces son innovadoras, vanguardistas y novedosas, y que complementan, por tanto, las infraestructuras culturales fijas. (Que en el caso de Tehuacán, las que existen están destinadas al comercio y no a la actividad cultural per se.)
Son bienes culturales complejos donde las actuaciones no están aisladas, sino que forman parte de un proceso con un objetivo determinado. Son centros de transferencia cultural, donde se consume cultura (los espectadores), se reproduce cultura (obras de teatro, por ejemplo) e incluso se produce cultura (un ambiente determinado, debate o creatividad, pero también productos concretos, como por ejemplo las orquestas propias de algunos festivales).
Funcionan, en ocasiones, como faros para la creación artística, ya que pueden asumir riesgos artísticos mayores que las infraestructuras. Ello permite ofrecer una cultura alternativa, diferente y a veces innovadora que aumenta la oferta cultural de las ciudades y regiones.
Este aspecto es el que peores resultados a tenido, ya que como se ha podido observar los Festivales en la Ciudad de Tehuacán son básicamente Ferias Comerciales y no Festivales Culturales.
La medición de estos impactos no ha sido favorable para Tehuacán y continuará no siendolo, si no existe una política cultural acorde.

d) Repercusiones sociales.
Los festivales culturales pueden contribuir al desarrollo social, tanto desde un punto de vista personal (autoestima, confianza, creatividad) como desde una perspectiva general (creación de una atmósfera social
agradable). En ese sentido, las posibilidades culturales que ofrecen los festivales, están relacionados, en términos generales, con la mejora del bienestar de los ciudadanos, la cohesión social y el desarrollo de valores cívicos. Todo ello como consecuencia de las oportunidades de aprendizaje de los eventos culturales, la exposición a la creatividad, la creación de redes y relaciones entre
personas y la estrecha relación que los festivales tienen con el lugar en que se celebran. En definitiva, favorecen la creación de un sentido de lugar por parte de los ciudadanos, así como la generación de un espacio social y de interacción. La medición de estos impactos no ha sido favorable para Tehuacán, la falta de visión de las autoridades municipales como el otorgamiento del manejo de esta área a personas ávidas de enriquecerse y enriquecer a sus contrapartes es el impedimiento fundamental.
Perdiendo la oportunidad de volver estos impactos favorables y ser encausados para el crecimiento dela población.

e) Repercusiones físicas.
Los festivales traspasan, en ocasiones, las repercusiones culturales y sociales y dejan una huella más profunda en el territorio, una huella física. La edificación de instalaciones fijas para el festival, la reordenación de espacios urbanos para su celebración, el desarrollo de actividades el resto del año o de nuevas zonas de la ciudad, pueden tener un reflejo en la arquitectura, el urbanismo y el uso de los espacios públicos y privados del lugar. Este tipo de repercusiones son más patentes en el caso de los grandes eventos culturales,
pero a una escala menor los festivales también impactan en el lugar donde se celebran.
La medición de estos impactos no ha sido favorable para Tehuacán, los pocos espacios creados no necesariamente para la cultura, pero como espacios públicos (parques y plazas) son espacios que una vez ya remodelados o edificados los venden al comercio y prohiben el desarrollo cultural en ellos con obstáculos de permisos, esperas, tardanzas y finalmente negativas para su uso. De esta forma tenemos parques llenos de fritanguerias, venta detodo tipo de productos piratas, bailes, y mercaderías, pero carentes de eventos musicales, exposiciones, obras de teatro, etc.

Para que todos los beneficios de un Festival se viertan en la población, deben de cambiarse los objetivos de estos festivales. Abandonar la práctica de Feria Comercial y transformarlo en un Festival Cultural.
Los beneficios son mucho mayores, como ya se han descrito anteriormente.
Un Festival Cultural toca y abarca todos los aspectos mencionados.
Una Feria Comercial, sólo toca y beneficia al Comercio.
Es indispensable recurrir a personas con la capacidad correcta, no basta que tengan deseos de hacerlo o que cursaron un diplomado de cultura en casa de quién sabe quién, se requieren profesionales. Personas que puedan ver a la cultura como lo que es y que conozca las ventajas de representarla, utilizarla y permitir que se disperse y divulgue.

Tehuacarearte et jlg, mop, amls, grt, vmpm)

20 febrero 2014

Patrimonio

Carta Abierta a la:



Regiduría de Patrimonio Histórico y otros Menesteres.
Ambrosio Linares

Dirección de Patrimonio Histórico y otros Menesteres.
Julio Pelaez


Por medio de esta Carta quisiéramos que hicieran público a la mayor brevedad:
• ¿Cuál es el Patrimonio Histórico de Tehuacán?
• De la misma forma su descripción, ubicación y cuidado y atención que le otorgarán.
• Medidas de preservación del Patrimonio Histórico de Tehuacán.
• Presupuesto para llevar a cabo esta labor que les fue encomendada.
• Vinculación con otras Regidurías y Direcciones para poder hacer esto.

No les pedimos su Proyecto de 4 años 8 meses y 2 semanas, porque sabemos que no lo tienen.
Sólo estamos solicitando lo anteriormente mencionado.


Sabemos que su respuesta inmediata será: Denos chance apenas estamos llegando.
La cual es totalmente inaceptable, ya que su nominación no sucedió el 15 de febrero de 2014, sino que ya sabían cuál era su asignación desde hace varios meses. Y si por alguna razón esquizofrénica, desordenada, caótica e increíble no lo supieron hasta el momento que la neoalcaldesa los conminó al juramento obvio y obligado el mismo día de la toma de protesta, tampoco es justificación para no saberlo. Han tenido 4 días para informarse, ya que en su caso no estuvieron con ninguna de sus contrapartes de la administración anterior en la entrega recepción, siendo que esa administración no se ocupó de esto y no tenia ni Regiduría, ni Dirección de Patrimonio Histórico, de deportes sí, pero dentro de sus perfiles tampoco muestran experiencia en Deportes y otros menesteres. 

Es de vital importancia que este catálogo del Patrimonio Histórico de Tehuacán sea conocido, para que así el pueblo que los llevó al poder pueda comprometerse con el resguardo, la preservación, el cuidado del Patrimonio que nos da identidad y pertenencia, además de ser un tesoro histórico.

tehuacarearte et al

19 febrero 2014

Irrealismo Alatristiano

Tanto el Regidor como el Director de Patrimonio Histórico desconocen el área  y debido a su arrogancia piensan que pueden hacer este trabajo como nadie más lo podría hacer... en eso tienen razón nadie podría hacer lo que ellos harán, especialmente si piensan que tiene la capacidad para hacerlo.


Hablan de relevo, pero en este caso no relevan a nadie, lo que si revelan es una incompetencia galopante.

Para cambiar esto deberán buscar la asistencia de personas calificadas, academicos, técnicos y especialistas,  de otra forma empezarán a catalogar todas las cantinas como patrimonio histórico y la Porisima la volverán,  "Menemento Oniversal" digno de preservarse para que la historia pueda apreciar y loar a quien la construyó  y los que la preservaron como tal.

colectivo tehuacarearte et al